08/10/2009 | 21:00 - Información General

Los radares de Garupá no están habilitados

• El jefe del distrito local del organismo nacional, Emilio Poupard, informó que los aparatos utilizados no fueron aprobados por nadie y que ya le pidieron a la comuna que los retiren • La respuesta del municipio no se hizo esperar: dijeron que las máquinas tienen todas las homologaciones ante las autoridades competentes y que su uso persigue un fin “preventivo” •

Posadas. Los radares instalados por la Municipalidad de Garupá sobre las rutas 12 y 105 para el control de las velocidades máximas, luces bajas, adelantamientos indebidos y el cruce de semáforos no cumplen con la normativa de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, por lo tanto no están aprobados, según indicaron desde la Dirección Nacional de Vialidad.
Los aparatos fueron implementados hace más de un año y los automovilistas ya comenzaron a recibir las multas por las infracciones detectadas. Desde Oberá llegaron los primeros cuestionamientos sobre su habilitación (ver recuadro).
Al respecto, el jefe del Distrito 15 de Vialidad Nacional, Emilio Poupard, explicó que -desde la aprobación de la Ley 26.363- es la Agencia Nacional de Seguridad Vial el único organismo habilitado para autorizar la colocación de radares y que establece la normativa para su funcionamiento, mientras que Vialidad Nacional es la encargada de autorizar la colocación de columnas y postes donde se ubican las cámaras.
En ese sentido, subrayó que los radares instalados en Garupá “no tienen la aprobación de nadie” y que será el Ejecutivo local “el responsable de los resultados”. Incluso agregó que “se había intimado a la Municipalidad, dos o tres veces, para que se adecue a la normativa o los retire, pero hasta ahora no hubo respuesta”.
El funcionario mencionó que, además de no tener aprobación, los radares están colocados de “manera peligrosa, porque no deben estar en la banquina y de instalarse tienen que cumplir con determinadas medidas, como una distancia mínima o estar protegidos por barandas de emergencia”.
Poupard agregó que, si bien el INTI homologa los aparatos, también intervienen otros organismos como Vialidad Nacional y, para el caso de las rutas concesionadas, el Organo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI).

“El fin es preventivo”
A pesar de todo, los funcionarios municipales de Garupá siguen defendiendo el sistema y remarcan que cuentan con todas las homologaciones del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y de Metrología Legal de la Nación. José Peralta, secretario de Gobierno de la comuna, indicó que “la documentación para la aprobación de los radares fue presentada ante los distintos organismos y que “existe un informe técnico completo de la Municipalidad y de la empresa (Sertram) sobre el sistema de señalética y cinemómetro, para presentar ante la Agencia Nacional de Seguridad Vial”.
Aseguró que a partir del funcionamiento de los radares se redujo a cero la cifra de accidentes con víctimas fatales, y que por tal motivo seguirá vigente el sistema. Además, señaló que el fin de los radares “no es recaudatorio, sino preventivo”.
Con respecto a los cuestionamientos del abogado Roberto Bondar (ver recuadro), el funcionario municipal indicó que “habla por los medios de incompetencia o ilegalidad por parte del municipio, pero es absolutamente legal y es el Ejecutivo el encargado del sumario por cualquier falta o dolo que dañe el erario municipal o la comunidad”. Paralelamente, acusó al letrado de “realizar apología al delito al hablar de que se cometa la infracción y no se pague”, insistiendo en que “lo importante son las leyes de tránsito y la vida de las personas”.

Sin Tribunal de Faltas
Peralta explicó que una vez que el infractor recibe la multa, se tienen que agotar las instancias administrativas y que tiene que presentar su descargo. Sin embargo, Susana Cabrera, concejala del bloque opositor Frente para la Victoria en Garupá, indicó que actualmente los infractores no tienen dónde hacer ese trámite al recibir la notificación de una multa y que deben hacerlo ante algún integrante de la dirección de Tránsito Municipal. Por tal motivo, adelantó que se está analizando la presentación de un proyecto para la creación de un Tribunal de Faltas.
La edil agregó que desconoce si los aparatos que opera esta empresa -que “serían diez”- se encuentran habilitados, ya que nunca obtuvieron los informes solicitados al Ejecutivo comunal. 
 
Menos víctimas fatales en accidentes
El director de Tránsito de la Municipalidad de Garupá, Mario López, precisó que el abogado Roberto Bondar no realizó ninguna presentación por el tema de los radares, “ni siquiera presentó pedidos de informe”.
El funcionario indicó que lo único que tuvieron fue un descargo que realizó el letrado por un acta de infracción que él cometió, “pero como patrocinador de alguien no tenemos ninguna presentación judicial”, reiteró.
“El municipio seguirá realizando los controles porque estamos correctamente en regla y se logró bajar el número de accidentes con víctimas fatales gracias a los radares”, remarcó antes de precisar que los aparatos están ubicados en seis lugares, sobre las rutas 12 y 105 y que controlan el cruce del semáforo, la velocidad, las luces bajas y captan la infracción por adelantamiento indebido.
El funcionario estimó que hasta ahora se llevan labradas 120 mil actas de infracción y explicó que los conductores pueden realizar su descargo por correo o personalmente, al tiempo que insistió en que el sistema es “preventivo y no recaudatorio”, ya que se busca evitar muertes en accidentes de tránsito.
Sobre el monto de las infracciones, López indicó que la falta más cara es por cruzar el semáforo en rojo y cuesta 502 pesos, mientras que por adelantamiento indebido o falta de luz baja es de 282 pesos.
 
Lo califican de inconstitucional
El abogado obereño Roberto Bondar calificó como “inconstitucionales, ilegales e incorrectas administrativamente” las multas que viene aplicando el municipio de Garupá, labradas a partir de los radares instalados sobre ruta 12 y 105. Por eso recomendó “no pagar estas multas”, ya que “pagar sería convalidar esta ilegalidad. Estas multas son un ‘curro’, porque Garupá no tiene jurisdicción sobre rutas nacionales. No hay que dejarse engañar por esta estafa institucionalizada”, insistió.
En diálogo con PRIMERA EDICION, el letrado comentó que tomó conocimiento del caso y profundizó su estudio a raíz de las reiteradas quejas de usuarios y clientes de su estudio jurídico. Para Bondar “si el ciudadano paga la multa que aplica Garupá, está convalidando esta situación por demás irregular. Por eso la recomendación es que no se paguen”.
No obstante, aclaró que “en principio, hay que fundamentar al no pagar. Se debe intimar al municipio, en última instancia, a que sea juzgado por el Tribunal de Faltas del domicilio que figura en el documento; esa es la situación jurídica. Pero el tema es que las personas comunes no tienen un abogado en su casa, es una situación traumática para la gente tener que salir en busca de un abogado para resolver esta situación”. 

OTRAS NOTICIAS

Uruguay define más que un presidente este domingo

Videos