25/07/2010 | 21:00 - Politica y Economia

Atraso en pago de tarjetas sociales

• Los beneficiarios padecen todos los meses la incertidumbre de no saber cuándo podrán comprar alimentos • Desarrollo Social no explica motivos ni fechas •

OBERÁ. Por enésima vez, el Ministerio de Desarrollo Social incurre en retrasos para habilitar las tarjetas sociales en el interior de la provincia -hasta el viernes no había novedades-, provocando trastornos a las miles de  familias que dependen de este ingreso para alimentarse, dado que para implementar este sistema de tarjetas el Gobierno desmanteló los comedores comunitarios. 
A principios de año, cuando se había generado uno de estos retrasos, el ministro de Desarrollo Social, Joaquín Losada, sostuvo que “las tarjetas sociales para el interior de la provincia se habilitan entre el 14 y el 20 de cada mes”. Sin embargo, en los últimos meses la fecha de habilitación para beneficiarios del Plan de Seguridad Alimentaria viene excediendo los términos estipulados por el funcionario. 
Ante este cuadro, que además se agrava por las constantes reticencias del área responsable para brindar información precisa acerca de los motivos del retraso y fechas de cobro, los núcleos familiares padecen la carencia de alimentación adecuada. El beneficio que otorga Desarrollo Social alcanza los 200 pesos por familia.
El viernes PRIMERA EDICIÓN se comunicó en cuatro oportunidades con el ministerio y en todas ellas la respuesta fue siempre la escueta frase: “No hay novedades”. 
Beneficiarios de la tarjeta social de la Zona Centro señalaron que el dinero les alcanza simplemente para comer durante dos semanas y que después tienen que llegar a fin de mes con esporádicas “changas” que consiguen, porque tampoco tienen accesos a empleos formales y permanentes. “En verdad, comprando productos de la calidad y al precio más bajo llegamos a comer dos semanas y si no consigo changas el resto del mes tiramos con reviro o mandioca hervida”, explicó Fabio G, que no dio su nombre completo por temor a perder el beneficio. Por su lado, una beneficiaria llamada Graciela explicó que “con las tarjetas no alcanza para que los chicos coman bien todos los días, porque es una platita que no alcanza y encima tardan en acreditar”. 
Lo mismo dijo Héctor, del barrio Caballeriza de Oberá, y agregó que “no alcanzan los 200 pesitos para dar de comer a toda la familia”.
 


Volver a comer en las casas
Cuando hace un par de años el Gobierno provincial tomó la decisión de desmantelar los comedores comunitarios para implementar el sistema de tarjetas sociales- antes tickets -el argumento esgrimido oficialmente fue que “la población beneficiaria está constituida por familias que durante un largo período han recibido asistencia alimentaria directa en los comedores comunitarios y han perdido por ende la capacidad de autogestión, y el hábito de compartir los alimentos en familia. En la comprensión de que, los comedores comunitarios constituyeron un paliativo importante durante largos años de crisis económica y social en nuestra provincia, pero que no pueden de ninguna manera ser una posibilidad permanente en la construcción de generaciones enteras de misioneros, es que se propone este programa superador hacia otro modelo prestacional”.  

OTRAS NOTICIAS

Francisco beatificó a Pablo VI

Videos