18/12/2011 | 21:00 - Información General

El pollo mal cocido puede tener salmonella

MANIPULACIÓN DE CARNE. Inal desaconseja lavar la carne cruda antes de cocerla para evitar propagar bacterias.

• También puede transmitir Staphylococcus aureus, Campylobacter jejuni y Listeria monocytogenes • 

POSADAS. Los microorganismos patógenos en la carne de pollo cruda pueden multiplicarse de forma fácil a temperaturas que oscilan entre 4º C  y 60 º C. Así lo advirtió el Instituto Nacional de Alimentos (Inal). Al respecto, según precisó Salud Pública, la carne de pollo cruda o poco cocinada puede contener patógenos como salmonella o campylobacter, que deben prevenirse con medidas adecuadas. 


Las tres medidas más importantes a tener en cuenta son mantener una higiene adecuada no sólo de las manos del que manipula el alimento, también de los utensilios y del entorno en que se realiza esta tarea. Una buena cocción y correcta refrigeración son las otras dos cuestiones a tener en cuenta para evitar brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos.  



Contaminación cruzada 


“La carne cruda tiene que tratarse con cautela para evitar problemas de contaminación, como la cruzada. Los patógenos pueden transmitirse a través de los jugos de las aves crudas si entran en contacto con otros alimentos”, indicó el Inal. 


Además que “en un ambiente cálido y húmedo, las probabilidades de desarrollo de enfermedades de origen alimentario provocadas por bacterias aumentan, sobre todo en alimentos poco ácidos como la carne, el pescado, las aves, los huevos y la leche, pero si se cocinan a una temperatura adecuada y se conservan refrigeradas, el riesgo disminuye de forma considerable”. 


En ese contexto advierte que “la carne de ave cruda puede contener bacterias como salmonella y otros agentes patógenos. Para evitar enfermedades de origen alimentario, es necesario limitar la capacidad de las bacterias para multiplicarse o eliminarlas por completo. La forma más eficaz de hacerlo es la cocción total del alimento, además de evitar la contaminación cruzada, que ocurre cuando las aves crudas entran en contacto con otros alimentos crudos, como verduras”.



A tener en cuenta


El pollo que se compra tiene que estar frío al tacto. En la casa, hay que refrigerar el pollo a unos 4º C durante un máximo de dos días. Si se congela durante más de dos meses, debe envasarse con materiales herméticos que impidan la entrada de aire en la superficie. No es recomendable lavar la carne cruda antes de cocerla porque las bacterias se pueden propagar a otros alimentos y superficies. 

OTRAS NOTICIAS

Investigan insólita agresión a un agricultor

Videos